Mauro sigue siendo DON Mauro

Nos dejó con la boca abierta y no una, sino tres veces.

Mauro fue de los primeros monologuistas en central de cómicos. Su persona, Don Mauro, era un chulapo madrileño que daba mucha risa. Pero poco a poco fue evolucionando en su faceta actoral, subiendo al Olimpo en su interpretación en El Gran Favor, la obra que escribió con Carolina Noriega y en la que compartía escenario con José Luís Gil.

Pero este fin de semana vino a hacer comedia y demostró que en esos menesteres, todavía hay que hablarle de Don.

Compartiendo escenario (tres veces, con tres carteles de “no hay localidades”) con Ángel Martín, Mauro se convirtió en la revelación para todos aquellos que no lo conocían.

Es uno hombre de la casa. Uno de los grandes favoritos de Opera por todo lo que nos ha dado. Para quitarse el sombrero.

Anterior Las tardes de Chez José
Next Manu Badenes, el Richard Prior valenciano

Sobre el autor

También te puede interesar